Niños que no quieren comer

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (Aún no hay ningún voto. Sé el primero.)
Loading...

¿Cada vez que llega el momento de la comida, es un problema para que tus hijos(as) coman? Tranquilos porque no son los únicos con esta dificultad, ya que muchos padres diariamente pasan por esta misma situación. Es muy frecuente que algunos progenitores describan a sus hijos como difíciles de alimentar a la hora de comer.

Aunque te parezca un poco exagerado, tu hijo(a) puede estar padeciendo de anorexia infantil, principio de graves conflictos familiares y causa de hondas preocupaciones. Esto es uno de los motivos más frecuentes en una consulta al pediatra.

Durante la niñez la falta de apetito puede deberse a enfermedades orgánicas, ya sean agudas (como catarros o anginas), o crónicas (como las enfermedades digestivas); pero además pueden haber inapetencias de causa psicógena, con formas simples y transitorias como las siguientes:

  • Después del destete.
  • Por el nacimiento de un nuevo hermanito.
  • Por la entrada en la guardería.
  • Debido a la interrupción del contacto con la madre.

Asimismo, pueden aparecer formas más complejas como la llamada anorexia esencial de la infancia, que puede llegar a afectar a uno de cada 3 niños menores de 8 años. Inclusive, un suceso, como por ejemplo, la interrupción de la lactancia materna puede ser el detonador para que desencadene una anorexia infantil crónica.

Otra de las razones por las cuales algunos niños no quieren comer, es por factores que influyen en la conducta alimentaria, como por ejemplo la personalidad. Así, los niños más inteligentes o aquellos “movidos”, suelen comer muy poco.

Según los médicos expertos en el tema, esto puede ser porque el hecho mismo de la comida representa una pérdida de tiempo, un momento durante el cual no pueden disfrutar de su insaciable actividad exploradora del medio; ya sea por su afán de aprendizaje en el primero de los casos, o en cuanto a los niños “movidos” por su incapacidad manifiesta para concentrarse en una tarea, al menos por unos minutos.

Consejos para lidiar con los niños que no quieren comer

  • Los padres deben tomar una actitud neutra: evitar los halagos excesivos, las duras críticas, la estimulación y el soborno.
  • Evita las distracciones mientras come. Es recomendable comer en un ambiente tranquilo.
  • La alimentación debe ser a intervalos determinados. Evita los refrigerios para estimular el apetito. Los niños deben comer cada 3 o 4 horas y nada en el medio, sólo agua.
  • Estimula la alimentación independiente.
  • Usa alimentos apropiados para cada edad.
  • Presenta los alimentos nuevos de a uno a la vez y haz que tu niño esté expuesto a los alimentos hasta 15 veces, antes de presumir que no los tomará.
  • Sobrelleva el desorden acorde a cada edad cuando tu hijo come.